Suelo Pélvico, el tesoro olvidado de la salud femenina – BODYM

Desde 2015 acompañamos procesos con más de 4.500 mujeres en diferentes partes del mundo.

×

Blog

UN BLOG PARA CADA ETAPA

ARTÍCULOS RECIENTES

ESTE PUEDE SER EL COMIENZO DE UNOS NUEVOS HÁBITOS EN TU VIDA DE MUJER. REGÁLATE BIENESTAR

Suelo Pélvico, el tesoro olvidado de la salud femenina

Imagina estar con tus amigas, pasando una tarde increíble, riéndote a carcajadas con el mejor chiste de la noche... pero de repente, te detienes porque temes que se te escape la orina. ¿Te suena familiar? Puede que aún no te haya pasado, pero es importante tomar medidas para evitarlo en el futuro y no pases verguenzas. 

Estamos hablando de la molesta Incontinencia Urinaria, algo que solemos asociar con nuestras madres y abuelas, pero que en realidad afecta a un amplio espectro de mujeres. Sorprendentemente, el 33% de las mujeres mayores de 25 años sufren de estos escapes incómodos. ¡Sí, una de cada tres mujeres enfrenta este desafío! Lo peor es que, según nuestras propias estadísticas, el 80% de ellas calla por miedo al estigma social. Es hora de abordar este tema de manera abierta y sincera.

Vamos a empezar desde cero. ¿Sabes dónde está y cómo ubicado tu piso pélvico? Si tu respuesta es un NO rotundo, te reto a que intentes contener la orina o un gas justo ahora, ahí donde estás. ¿Sientes algo apretado o activado en la zona de la vagina y el ano? ¡Eso es tu piso pélvico en acción! O al menos la parte muscular que está por fuera. Si no lo sientes, te sugiero una evaluación con nuestra experta Ft. Angela Gómez para conocer más al respecto.

¡AGENDA UNA CITA EN BOGOTÁ PRESENCIAL AQUÍ! pide la información completa.

El piso pélvico es como la base de nuestro "core" y abdomen, compuesto por músculos, ligamentos, fascia y tendones que sostienen nuestras estructuras abdominales y pélvicas. Tiene varias funciones importantes, como el soporte de nuestros órganos pélvicos (vejiga, útero y recto), controlando la salida de orina, gases y materia fecal. Además, juega un papel crucial en la función sexual, permitiéndonos disfrutar de momentos íntimos increíbles. Pero cuando el piso pélvico no está en su mejor estado, puede afectar profundamente esta función. ¡Jamás subestimes su importancia!

 

Ahora, ¿qué factores pueden influir en que tenga algún tipo de disfunción?

Primero, ser mujer es un factor inevitable y que ya nos pone en riesgo de tener disfunciones. A lo largo de nuestras vidas, debemos cuidar mucho más nuestro piso pélvico que los hombres. Sumado a eso, si practicas deportes de alto impacto, llevas una vida sedentaria, has aumentado de peso, has sido madre o has tenido intervenciones obstétricas durante el parto, sufres de estreñimiento, o tu colageno y tejidos conectivos no están en óptimas condiciones, entonces, te pregunto ¿realmente estamos cuidando adecuadamente nuestro piso pélvico?

Si te identificas con alguno de esos factores, es hora de empezar a pensar en cómo cuidarlo. Así como sabemos que necesitamos entrenar y cuidar nuestro abdomen, piernas, brazos, para tenerlos fuertes y marcados, lo mismo aplica para el piso pélvico. Debemos entrenarlo, mantenerlo y cuidarlo en todas las etapas de nuestra vida.

Ahora hablemos de las disfunciones. Ya sabemos qué son, ahora veamos cómo se manifiestan. Hay varios tipos de disfunciones, por ejemplo, en el área de soporte, cuando las estructuras pierden fuerza y tensión, pueden ocurrir prolapsos. Imagina una hamaca con los hilos flojos, cuanto más peso le pongas, más se acerca al suelo. Esto se llama prolapsos, y puede afectar la vejiga, el útero y/o el recto. También tenemos la incontinencia, ya sea urinaria o fecal. La incontinencia de esfuerzo es común, donde ocurren escapes al hacer esfuerzos con el core, reír, estornudar, saltar, etc.

Prolapso

En cuanto a la función sexual, es normal que después de la maternidad las cosas cambien, pero no es normal sentir dolor antes, durante o después del coito, o menos placer. Es importante buscar ayuda si experimentas algún problema en esta área.

Si crees estar experimentando alguna de estas disfunciones, no importa lo mínimo que parezca, siempre hay solución una vez que identifiquemos el problema. Por eso, es crucial consultar con los especialistas adecuados, como urólogos, ginecólogos, coloproctólogos y fisioterapeutas especializados en piso pélvico. Si necesitas ayuda ¡Click aquí y habla con nosotras!

Ahora, si quieres prevenir o mejorar los síntomas y/o la disfunción, ¿qué debes hacer?

  1. Lo primero y más importante es someterte a una evaluación con un especialista para determinar el tratamiento adecuado para tu situación.
  2. En segundo lugar, si es necesario, complementa tu tratamiento intracavitario con ejercicios para fortalecer tu piso pélvico y tu core. Esto es especialmente importante para las mujeres que desean prevenir disfunciones en el futuro.

 

Ahora sí, vamos al grano ¿cómo puedes entrenar tu piso pélvico y tu core?

Tenemos varias opciones para ti. El primero, y clásico con amplia evidencia científica, son los ejercicios de fortalecimiento voluntario de la musculatura del piso pélvico, también conocidos como ejercicios de Kegel. ¡APRENDE CON ESTE VIDEO! Estos ejercicios simples te ayudarán a fortalecer los músculos y se pueden combinar con otros ejercicios. Te dejamos un tutorial con 6 ejercicios de Kegel que puedes hacer en casa. Es esencial saber que para fortalecer el piso pélvico, debes contraer voluntariamente la zona como si estuvieras levantando una cereza entre el ano y la vagina, al mismo tiempo que conectas con tu transverso abdominal para mejorar la efectividad de la contracción. 

¡RUTINA DE KEGEL CON BODYM AQUÍ!

En las últimas décadas, han surgido varias metodologías para el entrenamiento del piso pélvico. Aunque algunas tienen poca evidencia científica, en la práctica han demostrado ser efectivas. Una de ellas es la técnica de los hipopresivos. Aquí tienes un tutorial para dominar esta técnica, que no solo fortalece el piso pélvico sino también el core, algo indispensable para mejorar la dinámica general del core.

¡APRENDE HIPOPRESIVOS DESDE CERO!

Reto Hipopresivos

Por último, está el método propioceptivo pelviperineal, más reciente pero que utiliza una base inestable para mejorar la contracción autónoma del core. Esta técnica es efectiva tanto para disfunciones como para entrenamiento.

Cuidar nuestro piso pélvico y fortalecer nuestro core no solo es importante para prevenir y mejorar disfunciones como la incontinencia urinaria, sino también para mantener una salud integral y disfrutar plenamente de nuestras actividades diarias. Con las diferentes opciones de entrenamiento disponibles, desde los clásicos ejercicios de Kegel hasta las técnicas más innovadoras como los hipopresivos y el método propioceptivo pelviperineal, podemos encontrar la mejor manera de fortalecer estas áreas clave de nuestro cuerpo.

Recuerda que consultar con especialistas y recibir una evaluación adecuada es fundamental para identificar el tratamiento y los ejercicios más apropiados para cada persona. No esperes a tener problemas para empezar a cuidar tu piso pélvico y tu core; la prevención y el mantenimiento son clave para una vida saludable y activa.

¡Empieza hoy mismo a invertir en tu bienestar y disfruta de todos los beneficios que un piso pélvico y un core fuertes pueden ofrecerte!

 

 

Post más antiguo
Post más nuevo

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

×

PROGRAMAS MÁS AMADOS

-52% Off

RETO HIPOPRESIVOS MARZO 2024

$250.000,00 $120.000,00

Ebook + Video tutorial Masaje Cesarea

$57.000,00
-57% Off

Workshop de Diastasis PREGRABADO!

$69.900,00 $29.900,00